MÉXICO Y SUS DESAFÍOS EN OBRAS

Por - Noé
19-11-19 09:51

La economía de un país se desarrolla favorablemente cuando su infraestructura crece, y existen las obras y estructuras que cubran las necesidades energéticas y de transporte

MÉXICO HA SUFRIDO desde hace muchos años un rezago en temas de inversión de su infraestructura, algo que nos disminuye posibilidades competitivas en el contexto internacional para el crecimiento y desarrollo. Sabemos que gran parte de esto ha sido debido a que el recurso público necesario ha sido insuficiente y hoy el panorama no pareciera más fácil.


Recordemos que la economía de un país se desarrolla favorablemente cuando su infraestructura crece, esto es, cuando existen las obras y estructuras suficientes que cubran sus necesidades energéticas y de transporte como es el caso de gas natural, electricidad, gasolina, agua potable, sistemas de riego, carreteras, puentes, aeropuertos, vías férreas y presas, ya que esto permite la generación de bienes y servicios, así como la creación de fuentes de empleo para el bienestar de una sociedad.


Es difícil pensar que en México la inversión pública alguna vez ha sido suficiente, pero desde 2012 ha tenido una baja sensible, lo que ha incrementado la brecha en los recursos financieros necesarios en la infraestructura que requiere el país, sin considerar las obras inconclusas que no la favorecen, dando como resultado que en el ranking de competitividad del World Economic Forum 2018, México se encuentre en la posición 49 en temas de infraestructura entre 140 países evaluados.


Por ello, cuando la inversión pública no alcanza, debe ser complementada con inversión privada, nacional o internacional, pero para que esta inversión pueda fluir en la cantidad que se requiere debe encontrar un terreno fértil y favorable, con una certidumbre económica, una estabilidad monetaria, seguridad en los contratos, que permita planear a mediano y largo plazo.


En septiembre pasado en México, tuvimos la oportunidad de ser sede del Foro Internacional de Infraestructura 2019 de la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (FIDIC) con aproximadamente 600 delegados de todo el mundo y en dónde se trataron varias conferencias sobre ¿Cómo impulsar la infraestructura de un país?, los temas que más resaltaron están:


La necesidad de la transformación digital, por medio de la innovación tecnológica como el pilar fundamental en el desarrollo de proyectos de infraestructura, los cuales hoy en día pueden ser monitoreados y supervisados a grandes distancias a través de drones y satélites que permiten un seguimiento virtual, de gran aprovechamiento para el proceso constructivo, desde el seguimiento de su avance físico hasta su posterior mantenimiento posterior a la conclusión de la construcción.


El apuntalamiento de la tecnología permitirá brindar mayores beneficios a la sociedad.


La importancia del manejo de la información en los proyectos de infraestructura, con el manejo de grandes bases de datos, algo que se conoce como el Big Data, en el proceso de recolección y análisis de grandes cantidades de información, que permite una forma de trabajar más eficiente, soportados con estudios de ingeniería, en una planeación adecuada que evite la tan dañina improvisación y en el seguimiento de la ejecución de una obra, para lograr su viabilidad técnica y económica.

De tener un mayor aprovechamiento de la tecnología, del internet y de la innovación en México, como ejemplo se presentó la plataforma digital del gobierno federal denominada Proyectos México, la cual hoy en día es administrada por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), cuyo objetivo es vincular proyectos de infraestructura y de energía con inversionistas nacionales y extranjeros para incrementar las fuentes de financiamiento a largo plazo.


También se habló de la importancia para los proyectos de infraestructura en México, como son las Mejores Prácticas para combatir la corrupción y en favor de la transparencia, la ética y los valores, ya que impacta directamente en el desarrollo de una obra y en beneficio de un país.


De los principales desafíos para nuestra industria mexicana, como son el desarrollar una nueva infraestructura que impulse el desarrollo regional, reto que los consultores organizados de México, a través de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC), han tomado como propio para trabajar de la mano junto con el gobierno federal en la planeación para un horizonte superior a 50 años de los proyectos que realmente requiere el país, independientemente de las administraciones, partidos políticos o intereses particulares.


La participación de la iniciativa privada ante la falta de recursos por parte del sector público será decisiva, dentro de un marco legal que pro- teja tanto el patrimonio del Estado como los intereses de los inversionistas.


Destacar la labor de los empresarios mexicanos, como el caso del ingeniero Carlos Slim Helú, quien demostró gran confianza al hacer el anuncio hace algunos días de la inversión de más de 100 mil millones de pesos en proyectos de infraestructura que hará Grupo Carso durante la actual administración federal, especialmente atraído por el Tren Maya, el Corredor Transístmico y la producción de hidrocarburos para apoyar el desarrollo del sureste mexicano.


Con inversiones públicas y privadas, ya sea nacional o extranjera en proyectos estratégicos de infraestructura en nuestro país, y apoyados en tecnología, innovación y transparencia, gana el sector privado, el público y la sociedad.


Por Oscar Solís Yépez

Secretario de la CNEC