INNOVACIÓN Y TECNOLOGÍA, CLAVES PARA EL DESARROLLO

Por - Noé
17-09-19 07:39

Las nuevas ideas están marcando una gran diferencia en la forma en que operan las empresas de infraestructura y la aplicación de tecnología está ayudando a reducir los costos operativos

Publicado en El Heraldo de México

17-09-19

Marco Gutiérrez Huerta, Presidente de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC)


Consultores e ingenieros de todo el mundo se reunieron el 9 y 10 de septiembre en la Ciudad de México en la Conferencia Internacional de Infraestructura 2019, la más grande y prestigiosa a nivel global.

Dada su relevancia en el contexto mundial, la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (FIDIC) eligió a la Ciudad de México para llevar a cabo este evento anual, en conjunto con la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC).


Con el lema Innovación tecnológica y su impacto en la industria, la conferencia centró su atención en cómo la tecnología está revolucionando la manera en que las empresas y la industria llevan a cabo sus negocios y los efectos de aumentar la digitalización en la infraestructura global y la forma en que se utiliza.


Por ello, las conclusiones planteadas serán un valioso aporte en el desarrollo de la sociedad y redundarán en beneficio de la población, particularmente en una mega ciudad como la nuestra. La tecnología está cambiando el mundo en el que vivimos y la forma en que vivimos, por lo que los debates que se sostuvieron ofrecieron una oportunidad inmejorable para que todo el sector industrial compartiera, junto con los representantes del Gobierno de la Ciudad y del gobierno de México que nos acompañaron, conocimientos con profesionales de ingeniería y consultores de todo el mundo.


Las nuevas ideas están marcando una gran diferencia en la forma en que operan las empresas de infraestructura y la aplicación de tecnología está ayudando a reducir los costos operativos, mejorar la comunicación, aumentar la productividad, ampliar las bases de clientes y facilitar una mayor colaboración.


Sin embargo, surgen desafíos con respecto a la manera en que deben reaccionar las empresas y particularmente la industria nacional ante este panorama cambiante. ¿Estamos listos como industria para aprovechar al máximo estos avances? ¿Cuáles son los cambios tecnológicos que ofrecerán más oportunidades? ¿Quiénes serán los nuevos jugadores en nuestro panorama? ¿Cómo pueden las empresas mantenerse un paso adelante?


Es necesario un proceso integrado de planificación, desarrollo, ejecución y administración para brindar un valor agregado a la sociedad. En países como el nuestro, la tecnología debe ser un elemento clave para lograr infraestructura más eficiente que desencadene servicios públicos asequibles.

Adicionalmente, durante años el sector especializado ha insistido en que México debe invertir entre 5 y 6 por ciento del PIB en proyectos de infraestructura si se quieren alcanzar crecimientos sostenidos de más de 4 por ciento anual. Para ello, es indispensable la inversión pública y privada.


En México, la participación de la iniciativa privada en infraestructura es de aproximadamente 20 por ciento del total invertido, en países desarrollados ronda 40 por ciento.


Por esa razón, resulta importante abrirle más espacio al sector privado, así como darle mayor libertad para proponer ideas nuevas y llevarlas a cabo por cuenta propia, lo que incluso quitaría un peso de encima al gobierno.


Adicionalmente, la corrupción impide el crecimiento, contribuye a la desigualdad social y obstaculiza la innovación.


Como tal, la sociedad civil, gobierno y organismos empresariales exigimos mejores formas de fomentar la confianza y mejorar la integridad y transparencia.


La tecnología se ha convertido en el mayor aliado de la transparencia y una herramienta crítica contra la corrupción. Sin embargo, la complejidad de las soluciones que acompañan a la Cuarta Revolución Industrial dificulta que las organizaciones se mantengan al día con las tecnologías emergentes. Como sector privado, vemos con optimismo las innovaciones, en tanto se constituyen como posibles facilitadores de confianza. Así, en el Congreso que recientemente concluyó revisamos y actualizamos la integridad y si la nueva tecnología puede cambiar el juego para que nuestra industria erradique este desafío.


Por todo ello, celebramos la realización en nuestro país de un foro global con énfasis en el uso de tecnología e innovación. La tecnología aplicada al desarrollo de infraestructura es determinante para hacer de ella un medio al alcance de los que viven en situación de pobreza. Y sin duda será una herramienta que contribuirá a lograr una industria nacional a la vanguardia de la modernización y progreso del país, donde la planeación y la consultoría tienen un papel fundamental.


El panorama es alentador: el Programa Nacional de Infraestructura, que presentará en breve al Presidente y que avalamos los consultores organizados del país, prevé cerca de mil 600 proyectos por un monto aproximado de 450 mil millones de dólares durante los 5 años restantes de la administración.

Estaremos atentos para que este programa incorpore innovaciones tecnológicas y sea un detonador de desarrollo y crecimiento en los sectores de la economía y de la sociedad.


Estuvimos honrados de ser los anfitriones de la principal reunión mundial de ingenieros y consultores en la CDMX y de debatir los problemas de infraestructura más importantes que enfrenta el planeta. Como una ciudad mundial verdaderamente global, la CDMX fue el escenario ideal para el evento y esperamos haber cumplido las expectativas de los delegados internacionales a la Conferencia Internacional de Infraestructura FIDIC México 2019.